No todas las aceitunas pueden consumirse como alimento de forma directa, de hecho sólo algunas pueden ser usadas consumidas de esta forma, el resto se utilizan para hacer aceite. Lo que las hace ser consumibles o no en la comida es su contenido graso, el tamaño del hueso, la cantidad de pulpa, las características de la piel que las recubre, etc.

Variedades de aceitunasDe todas las variedades existentes de aceitunas, las más conocidas son la Manzanilla, la Gordal, Hojiblanca, Cacereña, Aloreña, Carrasqueña, Morona, Verdial, etc. Los colores también son elementos que las diferencian entre sí, ya que pueden ser verdes; negras naturales, que van desde negros rojizos, violetas, negro verdoso o castaño oscuro; las negras, son olivas maduras muy poco amargas gracias a una solución alcalina; y de color cambiante, que son de color rosado, rosa vino o castaño y se recogen antes de que completen la maduración.

Por lo tanto para poder catalogar a una oliva como “aceituna de mesa” deberá tener un contenido graso medio, hueso pequeño y liso que permita que la carne de la aceituna se desprenda fácilmente y de ese modo poder degustar la pulpa que tendrá que ser sabrosa y firme con la piel fina.

Consejos para la conservación de las aceitunas de mesa

Una vez abierto un envase de aceitunas de mesa su conservación es muy importante para mantener todo sus sabor como el primer día; ya que una vez que hemos abierto un bote lo mejor es seguir algunos pasos para que se conserven en buen estado el mayor tiempo posible:

  1. Guardar en frío y, preferiblemente, en recipientes como el de Aceitunas Guerra.
  2. No mezclar aceitunas nuevas con aceitunas abiertas hace tiempo.
  3. Mantenerlas cubiertas por el líquido conservante del envase. Si no es suficiente, se puede añadir agua, sal y unas gotas de limón. Si se ha eliminado todo el líquido, se puede reemplazar por agua, vinagre y sal.
  4. Siempre que sea posible, comprar envases del tamaño adecuado a la cantidad que se vaya a utilizar.
  5. Optar por aceitunas sin hueso para las recetas. De ese modo no sólo no tendremos que conservarlas si no que además las aprovecharemos mejor.
  6. Si sobran aceitunas, podemos utilizarlas para hacer elaboraciones. Por ejemplo las aliñaremos con los ingredientes que más nos gusten y las podemos servir de aperitivo en otro momento.

Términos de búsqueda: