Existen muchas variedades de aceitunas, casi tantas como maneras de disfrutarlas. Presta atención a estas simples –y saludables– formas de consumirlas:

 

  1. Como aperitivo. La manera más común de comer aceitunas es hacerlo directamente, como aperitivo antes de comer o incluso entre comida y comida. ¿Y qué nos dices de llevártelas al trabajo a modo de almuerzo? Gracias a nuestros cómodos envases, su transporte te resultará muy sencillo. Lo difícil será decidirte entre todas las ricas variedades que ofrecemos.

 

  1. En ensaladas. Otra de las formas más conocidas del consumo de aceitunas es usarlas como un ingrediente más en tus ensaladas. Tomate, lechuga, cebolla, queso al gusto, un poco de vinagre, aceitunas, sal ¡y que no falte el chorrito de aceite virgen extra! Conseguirás un plato de diez.

 

  1. En pizzas. ¿Quién no cae en la tentación de comer una pizza de vez en cuando? Quizá no sea tan sana como una ensalada, pero si le añades aceitunas, estarás dándote un aporte extra de vitaminas y hierro, además del rico sabor que la aceituna le aportará al plato. ¿A que ya no te sientes tan culpable por comerte una pizza?

 

  1. En el pan. Si cambiases tu barra de pan normal por un pan con aceitunas, tu paladar disfrutaría el doble, pues se trata de un sabroso acompañante para cualquier tipo de comidas. ¡Válido hasta para un bocadillo! Podrías hacerlo incluso desde casa. ¿Por qué no te animas a probar?

 

  1. En mermeladas. ¿Habías oído hablar alguna vez de la mermelada de aceitunas? ¿No? ¡Pues existe y está riquísima! Puedes elegir entre mermelada de aceitunas verdes o mermelada de aceitunas negras. Sin duda, el complemento perfecto para tus desayunos.

¿A ti también se te ha hecho la boca agua? ¡Pues corre y anímate con alguna de estas sabrosas propuestas! Recuerda que en nuestra tienda online tienes disponible una gran variedad de productos.

Términos de búsqueda: