Todos hemos oído hablar de las propiedades del aceite de oliva y de sus beneficios para la salud. Ahora bien, a pesar de toda la documentación que existe alrededor del aceite de oliva, son muchos los consumidores que se plantean interrogantes en torno al conocido también como ‘oro líquido’. En el artículo de hoy queremos dar respuesta a algunas de las principales incógnitas en torno al rey de la cocina mediterránea.

¿Cuál es el color adecuado de un buen aceite de oliva?

El color no es un factor a tener en cuenta a la hora de valorar la calidad del aceite. Además, tal y como vimos en nuestros artículos sobre las variedades de aceitunas, el color del aceite puede variar en función del tipo de aceituna y el grado de maduración de la misma durante su recolección. El color del aceite no es relevante, tanto es así que las catas de aceite de oliva se hacen en vasos azules.

¿Tienen todos los aceites de oliva el mismo sabor?

Desde luego que no. Al igual que ocurre con el color del aceite, el sabor dependerá de las características de la aceituna, el cultivo y la recolección de ese año en concreto.

¿Cómo debemos conservar el aceite de oliva?

El aceite de oliva, especialmente si se trata de aceite de oliva virgen extra, debe conservarse en un lugar fresco y oscuro. El aceite debe de estar alejado de las altas temperaturas y el calor ya que, de no ser así, pierde rápidamente sus propiedades. Además, a la hora de hablar de los envases, el que mejor conserva las propiedades del aceite es el tetrabrik ya que, resiste los cambios de temperatura y no permite pasar los rayos ultravioleta. En segundo lugar, el cristal polarizado, que resiste bien los rayos ultravioletas y las variaciones de temperatura. El plástico, uno de los materiales más utilizados debido a su bajo coste, es más sensible a los cambios de luz y de temperatura.

¿Se puede freír con aceite de oliva? ¿Cuántas veces?

¡Claro que sí! Es muy recomendable freír con aceite de oliva, especialmente cuando lo hacemos a temperaturas muy elevadas de entre 130 y 180 grados centígrados. Y es que tan sólo el aceite de oliva es capaz de soportar esas altas temperaturas sin perder sus propiedades. Además, a esa temperatura, el aceite de oliva crea una capa superficial, crujiente y dorada que impide que el alimento se empape de aceite o grasa.

Ahora bien, a la hora de freír con aceite de oliva es importante no reutilizar el aceite más de 5 o 6 veces.

El amargor y el picante de un aceite de oliva, ¿Son atributos positivos o negativos?

Aunque muchos consumidores crean lo contrario, lo cierto es que tanto el amargor como el picante son atributos positivos. El amargor es una característica propia de los aceites de oliva que proceden de aceitunas verdes y es un indicativo de la presencia en el aceite de compuestos antioxidantes que son beneficiosos para la salud y es un indicativo de una mayor vida útil del aceite. Por otro lado, el picante es la características propia de los aceites obtenidos al comienzo de la campaña y obtenido de algunas variedades de aceitunas como la picual.

Más en nuestra tienda online de aceitunas

curiosidades aceite de oliva

Términos de búsqueda: