Da igual que tengamos mucha hambre, ¡todos tenemos días vagos en los que no nos apetece cocinar! Por eso, desde Aceitunas Guerra te proponemos tres ideas estupendas para cuando no quieres pasarte horas delante de los fogones. Eso sí, que sean sencillos de preparar no significa que su sabor sea de lo más simple. ¡Todo lo contrario!

Aceitunas rellenas de almendra y pimiento con queso azul

Más fácil y rápido, imposible. Necesitaremos de aceitunas Gordal sin hueso, que son perfectas para rellenar debido a su gran tamaño, además de pimientos del piquillo, almendras asadas saladas, aceite de oliva, miel, vinagre de Jerez, tomillo y queso azul.

La receta no puede ser más sencilla. Para empezar, revolveremos aceite, vinagre tomillo y miel en un tazón. Una vez hecho esto, llega el turno de rellenar las aceitunas. Para ello, tendremos que hacer un corte longitudinal en la zona superior de cada aceituna. Ello nos permitirá introducir la almendra y colocar en cada corte una tira de pimiento del piquillo. Después, llegará el turno de la salsa que hemos preparado, la cual serviremos sobre las aceitunas. La guinda (o la corona, según prefieras), la pondrá una lágrima de nuestro queso azul favorito.

Magdalenas de aceitunas negras

Para esta receta utilizaremos dos huevos, 120 gramos de harina, 40 gramos de azúcar y 50 gramos de pasta de aceituna negra. También media cucharada de levadura, 40 gramos de aceite y 50 gramos de tomate, albahaca, sal y alioli.

Lo primero que tendrás que hacer es la pasta. Para ello, deberás triturar las aceitunas negras con la batidora. Después, añades el resto de ingredientes (menos el alioli) y los mezclas. Solo tendrás que repartir la masa en los moldes y hornearla a 180 grados entre 8 y 10 minutos. Cuando hayas terminado con el horno, puedes decorar la magdalena con una gota de alioli. ¡Verás qué rico!

Y de postre, sorbete

¿Aceitunas para el postre? Pues sí. A continuación te proponemos un postre que, a buen seguro, hará las delicias en tu casa. Hablamos del sorbete de aceituna. ¿Qué necesitas? Aceitunas sin hueso, almíbar y vino de Jerez. Una vez hayas mezclado los tres ingredientes, deberás triturarlos e introducirlos en el congelador. ¡El resultado te sorprenderá!