En España tan sólo, podemos contar con casi 400 variedades de olivos repartidos por todo el mapa geográfico. No en vano somos el país de mayor producción de olivas de mesa aunque no precisamente somos líderes en su consumo.

Y a pesar de esta tradición olivarera convertida en una fuerte industria nacional y exportadora, no es sino desde hace pocos lustros que el consumidor español valora de una manera especial los diferentes tipos de aceite. Sin duda porque la industria alimentaria ha despertado a un cénit comercial que fomenta el conocimiento de los consumidores de aquéllos productos autóctonos plenos de calidad y propiedades gastronómicas.

Pero no es fácil que conozcamos todas las variedades de olivos aunque sí las principales, que además coinciden con el tipo de aceitunas más reconocidas. Entre ellas se distinguen las aceitunas de mesa y las que se destinan mayormente a la producción oleícola, sector puntero en nuestro país que compite estrechamente con Turquía y Egipto en cuanto a la producción del fruto del olivo y de aceite.

Cierto es que tratándose de olivos hay infinidad de sinonimias para referirse a una determinada variedad, así que haremos mención a las principales y más conocidas y su origen de crecimiento y cultivo.

Sin duda Andalucía y Extremadura son las comunidades de mayor producción, seguidas de cerca por Cataluña y la Comunidad Valenciana.

La aceituna arbequina es una de las principales empezó y a ser cultivada en Cataluña antes de extenderse por toda España. El aceite fruto de este olivo es uno de los mejores que se producen en nuestro país aunque su producción no es demasiado estable.

producto_arbequina

El olivo hojiblanca es otra de las principales variedades y su producción actual está dispersa, aunque el principal cultivo permanece en Córdoba y Málaga, seguida de Sevilla y Granada como provincias andaluzas siempre en la brecha del cultivo olivarero por tradición secular.

El olivo manzanilla, con sus correspondientes subvariantes con cultivo en Aldalucía y Extremadura principalmente, está presente también en Murcia, Castellón, Albacete, Valencia, Guadalajara y Ciudad Real.

Pero la producción estrella española y por tanto, del mundo, está representada por el olivo picual, con el 97% de la superficie olivarera de Jaén , la provincia de mayor cultivo y producción  internacional. Esta provincia andaluza, junto con Córdoba, recolecta el mayor volumen de fruto del olivo que da origen al mejor aceite de oliva que todos conocemos por oro líquido.

El picual es la variedad que más efectividad presenta para la fabricación del aceite, de ahí la importancia de su cultivo.

Términos de búsqueda: