Aunque el nacimiento de esta receta se remonta a siglos atrás y es posible encontrar variantes de este paté en diferentes puntos del arco mediterráneo, el tapenade que os traemos hoy es de origen francés, concretamente de la provincia de la Provenza.

El tapenade, al igual que otros platos similares como el hummus, es un aperitivo realmente práctico para un buen picoteo. Su elaboración sencilla y práctica lo convierten en una tapa perfecta para acompañar a una cerveza o un vino tinto. Además, aunque la receta tradicional incluye aceitunas negras, alcaparras, anchoas, tomillo o albahaca, según los gustos del consumidor, se pueden añadir otras especias e, incluso, sustituir las aceitunas negras por las verdes. El resultado será una pasta de sabor potente, perfecta para untar sobre tostadas de buen pan y deleitar a nuestros invitados.

tapenade

Ingredientes para tapenade aceitunas negras

100 g de aceitunas negras

1 ajo pequeño

Una cucharadita de romero

Una cucharadita de tomillo

Una cucharadita de alcaparras

2 anchoas

Aceite de oliva

Elaboración

Normalmente, la elaboración del tapenade es realmente sencilla: solo es necesario majar todos los ingredientes en un mortero. No obstante, también es posible realizar con un robot de cocina siempre y cuando no trituremos demasiado la pasta. Al fin y al cabo, el tapenade debe tener una consistencia rústica donde los ingredientes estén ligados pero conserven su presencia.

Comenzaremos partiendo el ajo a la mitad y eliminando el germen para evitar que repita. Troceamos las anchoas y mezclamos todos los ingredientes en el mortero o en el vaso de la batidora. ¡No te olvides de quitar el hueso a las aceitunas negras!

Machacamos mientras añadimos poco a poco el aceite de oliva para emulsionar todos los ingredientes. Cuando veamos que la pasta tiene la consistencia grumosa adecuada, guardamos el tapenade media hora en la nevera y servimos en pan tostado. ¡Rápido, sencillo y, sobretodo, delicioso!

Consejo: las posibilidades culinarias de la tapenade son realmente variadas. Combina esta receta con carnes o pescados a la plancha, utilízala como rellenos para unos tomates asados o como acompañante a un plato de pasta. Pero recuerda siempre utilizar las mejores materias primas como nuestras aceitunas negras si quieres lograr un sabor de un restaurante de cinco tenedores.

¿Te ha gustado esta receta? En el blog encontraréis  las recetas más aceituneras para vuestras mesas.

Términos de búsqueda: