Seguro que antes de empezar a leer ya te has puesto a pensar en algunas de las cosas que has escuchado o incluso has pensado tú mismo sobre la aceituna o el aceite de oliva. Sí, nosotros también hemos escuchado ese tipo de mitos y no, no todo es verdad.

Por eso hemos querido mostrarte tres mitos FALSOS que cambiarán tu percepción sobre estos ricos alimentos:

  1. La aceituna engorda. ¡Mentira, mentira, mentira! Seguro que hay más de uno que decidió quitar las aceitunas de la ensalada porque alguien le dijo que tenían grasa. Y sí, es cierto. Las aceitunas tienen grasa, ¡pero buena! Y es que hay que saber diferenciar entre la grasa buena, que nuestro cuerpo SÍ necesita, y la grasa mala, que es la que nos hace engordar. No te estamos diciendo que abuses de su consumo (todo exceso es malo), pero un puñado de aceitunas de vez en cuando no solo resulta beneficioso para la salud, sino que además aporta un extra de hierro y vitaminas.
  2. El aceite de oliva virgen extra no es válido para frituras. ¡Mentira, mentira, mentira! No sois los primeros en pensar que el único aceite recomendado para freír es el de girasol pero, una vez más, no es verdad. El aceite de oliva virgen extra para frituras no solo es más sano, sino que además no pierde sus propiedades y es más aromático y gustoso que el resto de aceites.
  3. Utilizar el aceite de oliva virgen extra para cocinar es desperdiciarlo. Una vez más: ¡mentira, mentira, mentira! Es cierto que mucha gente prefiere dejar el AOVE solo para alimentos en crudo, como las ensaladas, debido a que tiene un coste algo más elevado en los supermercados que el resto de aceites, pero es un error. No hay que olvidar que se trata de un producto natural, sin añadidos químicos ni conservantes. Por ello, cocinar con AOVE no solo mejorará el sabor de tus platos, sino también la calidad de los mismos. La salud, lo primero.

La próxima vez que alguien te diga que las aceitunas engordan, que solo se puede freír con aceite de girasol o que utilizar el AOVE para cocinar es tirar el dinero… ya sabes lo que tienes que contestar: ¡mentira, mentira, mentira!