Puede que en los últimos años hayamos vivido una gran innovación en la gastronomía española, pero las aceitunas siguen imponiéndose como las reinas del tapeo. Y es que… ¿quién no tiene en casa un frasquito de aceitunas para acompañar a la cerveza del domingo o a la visita inesperada de algunos amigos? Por mucha cocina moderna que haya, ¡las aceitunas que no nos las quiten!

La importancia de este aperitivo es tal, que hoy en día existen infinidad de variedades. Y quien dice variedades, ¡dice aliños! Porque las aceitunas por sí solas están bien, pero con el aliño adecuado se convierten en un auténtico vicio.

 

Del aliño dependerá el sabor final de la aceituna

Una vez tengas una abundante cantidad de aceitunas en crudo, lo más importante a la hora de llevar a cabo el procedimiento del aliño es quitarles el sabor amargo. Para ello deberás tenerlas en abundante agua durante más o menos una semana (lo ideal es que cambies el agua una o dos veces al día).  Recomendamos rajar previamente la aceituna, aunque también se puede hacer con ella entera.

Una vez quitado el sabor amargo, podrás preparar el aliñado que quieras para después dejarlo reposar unas doce horas. Eso sí, es recomendable que utilices un recipiente de barro o, en su defecto, de plástico, pero nunca utensilios metálicos. Y cuando lo dejes reposar ¡asegúrate de tenerlo tapado!

 

Ejemplos de recetas

Por si no se te ocurre ninguna forma de aliñarlas, en Aceitunas Guerra te proponemos algunas ideas:

Aliño con cebolla para los más clásicos. Este tipo de aliño es muy fácil y, quizá, de los más básicos. Así que si no quieres estrujarte mucho la cabeza, ¡no te lo pienses! Hay muchas formas de hacerlo, pero en nuestro caso utilizamos un poquito de sal, aceitunas verdes o negras, un poco de vinagre, aceite de oliva y, cómo no, cebolla (puedes probar también a añadir pimentón dulce si quieres un gusto extra).

Aliño de limón y ajo para los más curiosos. Quizá a primera vista te parezca una mezcla un poco rara, pero el resultado está buenísimo. Tan solo necesitas sal, aceitunas, ajo, orégano, laurel, tomillo y limón cortado en trozos pequeñitos. ¡Para chuparse los dedos!

Aliño a la naranja para los innovadores. Para llevar a cabo este sabroso aliño necesitarás aceitunas, la cáscara de una naranja, ajo, sal, tomillo y un poquito de aceite de oliva. Si te apetece, puedes probar a añadir también hinojo.

 

Ahora que sabes la teoría, solo te queda ponerte manos a la obra. ¡No olvides escribir en nuestra página de Facebook para contarnos qué tal te ha ido!