El olivo ocupa una superficie aproximada de dos millones y medio de hectáreas en España, y el principal producto que se obtiene de él es el aceite de oliva, considerado como uno de los alimentaos más apreciados en la actualidad.

La diferencia que hay entre unos sabores de aceites y otros depende sobre todo es la variedad de la aceituna que se ha empleado para su elaboración al igual que de las condiciones climáticas. Por ejemplo, por lo general los aceites que se obtiene en llano tienen gran cuerpo, suelen ser amargos y con cierto sabor a madera. Por el contrario, los de montaña suelen ser de una textura más suave.

En todo el mundo, se calcula que existen cerca de 1800 variedades de olivo. Sólo en España podemos encontrar alrededor de 400 tipos de olivo, siendo las más abundantes las que se mencionan a continuación:

  • Arbequina: este tipo es una de las variedades de las que más aceite se extrae, cuyas características principales son un aceite color verdoso con reflejos amarillentos, afrutado con pequeños toques de manzana y almendra, y de aroma muy fresco. Se produce principalmente en Aragón Y Cataluña.
  • Alfafarenca: se obtiene un aceite muy aromático y ligeramente amargo. Tiene un alto contenido en ácido oleico y polifenoles por lo que se consideran aceites muy estables y además, con importantes propiedades antioxidantes.
  • Blanqueta: es un tipo de olivo que produce un aceite muy aromático como en los casos anteriores, de tonalidad verde hoja, afrutado con un toque de tomate verde. Es un aceite ligeramente picante con un suave amargor. Está compuesto por un elevado índice de ácido linoleico y se cultiva principalmente en el sur de Valencia y Alicante.
  • Cornicabra: en este caso el aceite que se extrae tiene una tonalidad amarilla verdosa, con un sabor a fruta madura, fresco, y ligeramente picante y amargo. Se producen principalmente en Ciudad Real y Toledo.
  • Empeltre: se extrae una aceituna de un color entre amarillo paja y oro viejo. Tiene también un aroma frutal a manzana y un sabor suave y dulce. La aceituna tiene una forma asimétrica y alargada. Son muy populares en la zona de Aragón, Navarra, La Rioja y en menor medida Cataluña.
  • Farga: su tonalidad es verde dorado, con un sabor suave, dulce y toques amargos y picantes. Tiene un aroma afrutado y se encuentra en Teruel, el sur de Tarragona y norte de Castellón.
  • Hojiblanca: una de sus características principales y que le diferencia del resto es que tiene un regusto final almendrado, es muy aromático, dulce con un ligero toque picante. La zona en la que se produce es principalmente Andalucía, concretamente en Málaga, Sevilla y Córdoba.
  • Lechín: de esta variedad se obtiene una oliva de color blanquecino, de ahí su nombre, y el aceite tiene un sabor a almendra verde. Se produce, al igual que muchas de las variedades de olivo en la parte sur de España, Sevilla, Córdoba, Cádiz, Málaga y Huelva.
  • Picual: esta es la variedad que más se produce en el mundo. Su tonalidad es verde hierba, con un sabor amargo y afrutado. Una de las características que más le diferencia al resto es su alta productividad y la facilidad de adaptaciones a las condiciones climáticas y del suelo. Se produce principalmente en la zona Sur de España como Jaén, Córdoba, Granada, Málaga, Ciudad Real y Badajoz.
  • Picudo: se obtiene un aceite con un aroma afrutado y regusto a almendra con un ligero toque a manzano. Son aceites muy dulces y la zona en la que más se produce es en Córdoba.
  • Verdeja o Castellana: tiene un sabor picante, muy afrutado y aromático. Es la variedad autóctona de la Alcarria (Guadalajara y Cuenca), que es donde más se produce.

Os hemos contado cuáles son las variedades más consumidas y producidas en nuestro país. En próximos artículos os hablaremos sobre otras variedades de los países Mediterráneos, entre otros, de Italia uno de nuestros principales competidores en lo que a producción de aceite de oliva se refiere.

Términos de búsqueda: